ir al contenido

27/06/2017

Aumento de las consultas por infecciones respiratorias agudas

La subsecretaria de salud, Cristina Lustemberg, informó que existe un aumento del 40% en las consultas por infecciones respiratorias en los servicios de salud aunque destacó que no hubo aumento de las infecciones más graves.

Foto: MSP

Foto: MSP

Lustemberg subrayó que el Ministerio de Salud realiza un monitoreo y evaluación diario de la situación del sistema de salud para visualizar cómo están dadas las condiciones de atención tanto a nivel público como privado. Asimismo, remarcó que existe un plan de contingencia que se trabaja en conjunto con todos los prestadores.

“Hemos detectado aumento en los tiempos de espera y dificultades en la gestión del triage y las camas por parte de las puertas de emergencia que también generan demoras para los pacientes que deben ser ingresados. Por tanto, exhortamos a la población a hacer un uso adecuado de los sistemas de atención para que cuando la población sí lo precise, tenga el sistema con las mejores condiciones de atención” expresó la subsecretaria.

La mayoría de las infecciones respiratorias que se observan en esta época son auto-limitadas por lo que requieren únicamente tratamiento de los síntomas: reposo, hidratación y antitérmicos/analgésicos, sin requerir antibióticos. Para estos casos se debe utilizar servicios de radio o policlínicas siempre que sea posible. Las consultas no urgentes pueden ser procesadas en un plazo de hasta 24 hs.

En niños pequeños, embarazadas, adultos mayores y pacientes con enfermedades crónicas, las infecciones respiratorias pueden constituir un riesgo mayor. En estos casos se debe consultar de forma inmediata si existen signos de alarma tales como fiebre persistente que no responde a antitérmicos, dificultad respiratoria o respiración acelerada, rechazo del alimento, confusión o somnolencia.

Vale recordar que las principales medidas de prevención son: adecuada higiene de manos, evitar el contacto con personas que se encuentren cursando infecciones respiratorias (especialmente en niños pequeños, adultos mayores o personas con inmunodepresión), ventilar regularmente las habitaciones y cubrir adecuadamente la tos utilizando el antebrazo o un pañuelo descartable.