ir al contenido

23/11/2015

Bajar costos y asegurar acceso: Gobiernos de Unasur acordaron compra en forma conjunta de medicamentos de alto costo

Autoridades de salud de los países de la Unasur acordaron comprar en bloque fármacos de alto costo para bajar los montos que fijan los laboratorios y promover el acceso de la población a los productos que tienen demostrada eficiencia. El ministro Jorge Basso anunció que antes de fin de año habrá novedades concretas sobre negociación y forma de adquisición de esos medicamentos, cuya presencia crece gracias al avance científico.

Foto: MSP

Foto: MSP

Entre los avances logrados en la reunión del Comité Coordinador de Salud Sudamericano de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), que se realizó en Montevideo con la presencia de 11 delegaciones ministeriales, se cuenta principalmente el acuerdo en la compra de medicamentos de alto costo que quedan fuera del alcance de los países por su alto impacto presupuestal.

Son fármacos innovadores que, de alguna manera, hizo que buena parte de la realidad sanitaria de los países terminara de dilucidarse en estrados judiciales, comentó Basso, titular del Ministerio de Salud Pública (MSP) de Uruguay, en diálogo con la Secretaría de Comunicación.

Ante esta situación, los 12 países sudarmericanos, que conforman la Unasur, acordaron la compra en bloque de medicamentos de alto costo y así bajar los montos que fijan los laboratorios.

Basso, anfitrión del encuentro de titulares de Salud del bloque, dijo que entre octubre y noviembre surgirán novedades concretas sobre la negociación y la forma de compra.

Uruguay, en la medida que existe el Fondo Nacional de Recursos (FNR), está muy lejos de los procesos de judicialización que se dan en el resto de la región, que son de enorme impacto.

“No parece razonable que esa sea la forma de resolver los temas de los medicamentos de alto costo”, sostuvo. Para alcanzar este objetivo de compra conjunta, se trabaja desde hace tiempo a través de comisiones técnicas.

En esta última reunión en Montevideo, que comenzó el miércoles con encuentros técnicos, los ministros de Salud del bloque firmaron un documento que establece la voluntad de todos los países del bloque de iniciar esta experiencia, que tendrá distintos desarrollos.

La primera etapa será más modesta y se incorporarán algunos medicamentos. A través del Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se resolverá el mecanismo de compra de los mismos y habrá instancias de negociación, de la que participarán todos los países, convocando a los distintos representantes de la industria.

El ministro uruguayo recordó que muchos de esos fármacos son originales y, en algunos casos, puede haber alguna alternativa con otros productos.

“La idea era comenzar este proceso junto a la OPS, con la cual se trabaja en todos los procedimientos de negociación y compra”, explicó.

“Nosotros estamos acompañando este tema porque nos comprometimos a ver cómo, manteniendo la sustentabilidad del FNR y de todo el sistema de salud, generamos instancias colectivas, a través de la Unasur, para ir incorporando algunos medicamentos que son de demostrada eficiencia”, dijo el secretario de Estado.

Cabe recordar que hay medicamentos que no son considerados “de mostrada eficiencia”, los cuales por más que se soliciten no estarán en la lista de prioridades que los países están desarrollando. Es a partir de esa lista de prioridades que se iniciará este mecanismo de compra conjunta.

En cuanto al porcentaje de baja que podría generar en el precio de los medicamentos, Basso explicó que en América del Sur hay escalas de países muy desiguales y eso genera posibilidades de negociación muy diferentes.

“La idea es aprovechar la posibilidad de compras conjuntas para, con todas las reglas claras lograr una mejor negociación”, indicó.

“De alguna forma la participación de países como Brasil, Argentina y Chile, que tienen otras dimensiones, junto a Ecuador, Paraguay, Bolivia, Venezuela y el resto, se logró ir consolidando la idea de que hay que dar rápidas respuestas a este tipo de necesidades, no solo porque detrás de esto hay personas sino porque además es una responsabilidad política de los gobiernos en el tema”, puntualizó.

“Se debe tener una alternativa, un mecanismo para trabajar en un tema donde, en muchos casos, aún no hay genéricos sino solo una presentación de producto original, lo cual implica dificultades para que cada país por sí mismo logre precios que pueda sustentar”, explicó.

“Este es un día muy importante para todos los países”, enfatizó.

Basso informó que muchos países expresaron su inquietud por una rápida definición de los procedimientos, porque estos medicamentos ya los están adquiriendo. Ese no es el caso de Uruguay, para el que estos productos serán nuevos.

Se trabajará a buen ritmo para que los procedimientos sean transparentes y claros sin dificultades de instrumentación, aseguró. “Dada la voluntad política y los procedimientos establecidos, lo que se debe lograr es la mayor eficiencia posible. Esperamos que entre octubre y noviembre esté todo claro, como para poder establecer una fecha concreta de la primera compra”, señaló.

“Esta es una problemática planetaria, pero se expresa muy concretamente en nuestro continente, donde adquiere caracteres estratégicos”, sostuvo el ministro de Salud de Uruguay.

“Todo hace prever que, gracias al desarrollo científico-técnico, vamos a tener una enorme presencia de medicamentos innovadores, monoclonales, genómicos y biotecnológicos, medicamentos que son fantásticos en muchos casos, pero que sus costos son actualmente inaccesibles para la sustentabilidad de los sistemas”, reflexionó con preocupación.