ir al contenido

08/09/2017

Día Nacional de la Prevención de la Prematurez

En el marco del Día Nacional de la Prevención de la Prematurez, el Centro Hospitalario Pereira Rossell (CHPR) realizó un encuentro interdisciplinario sobre abordaje perinatal de la prematurez que contó con la presencia de la subsecretaria de Salud, Cristina Lustemberg, junto a Daniel Raggio, en representación de la dirección del CHPR; Ana Bianchi, en representación de la Fundación Álvarez Caldeyro Barcia; y Verónica Fiol, por la Asociación Uruguaya de Perinatología.

Foto: Jessica Frias

Foto: Jessica Frias

Lustemberg analizó la tendencia decreciente de la mortalidad infantil en nuestro país, lo que “requiere un salto cualitativo a partir de un enfoque multisectorial e interdisciplinario”. En cuanto a la importancia del proceso asistencial, agregó que “ninguna de estas cosas van a cambiar si perdemos nuestra vocación y empatía en la atención”.

La subsecretaria mencionó la importancia del trabajo que viene realizando el Ministerio de Salud Pública (MSP) en auditar el 100% de las historias clínicas de nacimientos prematuros severos en instituciones públicas y privadas, observando todo el proceso asistencial, con el fin de elaborar una guía junto a la Organización Panamericana de la Salud sobre recomendaciones en el embarazo y atención del prematuro, buscando estándares de calidad.

Desde el MSP se definieron los quince temas sanitarios prioritarios más importantes para el país, definiendo el mapa de ruta, objetivos estratégicos, acciones e indicadores para obtener resultados. La prematurez, mortalidad infantil y neonatal forman parte de esos problemas identificados. 

En Uruguay, el 8,9% del total de nacimientos se producen prematuramente (2016) y el 1% del total de recién nacidos de todo el país tienen un peso al nacer inferior a 1.500 g (cerca de 500 niños al año). En el año 2016, hubo 47.049  nacimientos, por lo que el porcentaje equivale a 4.187 nacimientos de niños prematuros.

El 15% de los niños que nacen en el Centro Hospitalario Pereira Rossell llegan a este mundo en forma prematura, es decir, antes de las 37 semanas de gestación. La prematurez menor de 32 semanas es la que conlleva la mayor morbimortalidad neonatal y la mayor tasa de secuelas.