ir al contenido
+A

07/06/2018

Empaquetado neutro y acciones educativas profundizarán la reducción del consumo de tabaco

Todos las cajillas de cigarros serán iguales, de color marrón, con una presentación única por marca, por tanto, no se permitirán las variantes “light” ni “ultralight”, según establece el proyecto de ley que se encuentra en el Parlamento para implementar el empaquetado neutro de este producto. Además, el Gobierno apunta a la educación para profundizar la concientización de la población de los perjuicios del hábito de fumar.

Foto: Presidencia

Foto: Presidencia

El proyecto de ley analizado por el Poder Legislativo sobre empaquetado genérico de cigarrillos precisa que este producto contará con un paquete de color marrón con el título de la marca impreso en un mismo tipo de letra y color y las advertencias sanitarias dispuestas por la normativa. De esta forma, se eliminan señalamientos que podrían suponer un estímulo visual para el consumo, como explicó el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, a la Secretaría de Comunicación Institucional.

Cada marca venderá un solo tipo de cigarrillos, sin distinción con light o ultralight, que sugerían un menor tipo de daño. La variante de cigarrillos mentolados fue eliminada por una legislación anterior.

Para la elaboración del proyecto de empaquetado plano se tuvo en cuenta el análisis de varios países que integran, junto con Uruguay, el grupo de naciones al frente de políticas antitabaco: Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Francia, Gran Bretaña, Suecia, Noruega y Finlandia. Con el objetivo de minimizar el riesgo de acciones legales de la industria tabacalera ante la implantación de esta medida, el Gobierno monitorea el impacto de su implementación en otras naciones, explicó el jerarca.

Las mujeres son el grupo más buscado por las publicidades de cigarrillos

El consumo de cigarrillos por parte de las mujeres jóvenes bajó, pero en menor medida que en el resto de la población. Este hecho no es casual, especificó Basso, porque la industria tabacalera dedicó recursos financieros en publicidad dirigida a este grupo. “Eso le dio sus frutos. Ahora hay que desestructurarlo con campañas que vayan en sentido contrario”, sostuvo Basso, quien puso como ejemplo la campaña dirigida a las más jóvenes que lanzó recientemente el ministerio.

En paralelo, el Gobierno proyecta un trabajo junto con el sistema educativo, por considerarlo un aliado estratégico con las nuevas generaciones. Lo mismo con el sector salud, ya que sus trabajadores no se diferencian del resto de la población en hábitos y costumbres. “Parte de la capacitación que hace el ministerio tiene que ver con involucrarlos en las acciones preventivas. Si un trabajador de la salud no está convencido de promover estas actividades para sí mismo, no podrá transmitirlo a los usuarios con la fuerza que estas medidas requieren”, enfatizó.

A estas disposiciones, que se suman a las implementadas desde hace años, el ministerio incorpora la promoción de la actividad física y la alimentación saludable, sobre todo en el contexto de la prevención de enfermedades no transmisibles, que cada año matan a más de 40 millones de personas en el mundo.